Fútbol y Salud Física

aaeaaqaaaaaaaakcaaaajgq2mzvmzdm1lwnmndatndk2ni05otjhlwi1ogy3yty3yzyzzqPrácticamente todos los deportes le proporcionan grandes beneficios a nuestra salud física, y el fútbol no es la excepción. A continuación veremos cómo el fútbol ayuda a nuestro cuerpo en diferentes aspectos.

Sistema Cardiovascular

Para nuestro sistema cardiovascular, el simple acto de correr es uno de los mejores ejercicios. En el fútbol los jugadores corren durante 90 minutos o más, por lo que este deporte está entre los mejores para nuestro corazón. Además, desarrolla el consumo de oxígeno y aumenta nuestra resistencia general.

Contra la Obesidad

Jugar fútbol implica someter a nuestro cuerpo a una verdadera máquina de quemar grasa. La práctica regular y apasionada del fútbol es de gran exigencia física, y elimina la posibilidad de almacenar grasa. El mantenimiento de un peso saludable es vital para evitar y combatir incontables enfermedades, como por ejemplo la diabetes.

Masa Muscular

Al practicar fútbol también ayudamos a aumentar nuestra masa musculas, pues tenemos que correr, girar, saltar, patear, etc. El fútbol es particularmente excelente para los músculos de las piernas, los glúteos y el abdomen.

Estructura Ósea

No debe sorprendernos que el fútbol, como la gran mayoría de los deportes, coadyuve de forma decisiva al aumento de nuestra densidad ósea. Sin embargo, como cabe esperar, para que el deporte realmente desarrolle nuestros huesos debemos practicarlo de forma regular por un largo período de tiempo, al menos unos 16 meses.

Equilibrio

Los buenos jugadores de fútbol no sólo deben ser rápidos y fuertes, sino que también deben mostrar destreza, agilidad, sagacidad y precisión. El fútbol desarrolla tremendamente nuestro sentido del equilibrio y nuestra coordinación motora, beneficiándonos tanto mental como físicamente, al fortalecer los músculos implicados en el movimiento corporal.

Visión

La práctica del fútbol desarrolla nuestro sentido de la visión periférica, volviéndonos más alertas frente a lo que sucede en nuestro entorno, no sólo delante de nosotros sino también detrás y a los lados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *